LOS MERCADOS HÚMEDOS SON UN PELIGRO PARA ANIMALES Y HUMANOS FIRMA AHORA

Nuestra mejor defensa contra las pandemias comienza con el replanteamiento de nuestros sistemas alimentarios

Aunque todavía no está claro cuál es la causa principal de la pandemia del COVID-19 (que los expertos creen que comenzó en Wuhan, China), mirando hacia atrás a algunas de nuestras pandemias más mortales de la historia, todas tienen una cosa en común: los animales.

H1N1 (GRIPE PORCINA): Hace diez años, el virus de la gripe porcina H1N1 infectó hasta 1,400 millones de personas en todo el mundo y mató entre 151,700 y 575,400 personas, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Expertos de los CDC y otras instituciones de investigación de salud pública de todo el mundo creen que la gripe H1N1 “fue el resultado de un “reordenamiento de los virus de la gripe que se producen naturalmente entre los cerdos”.

Te puede interesar: Paul McCartney y otras celebridades piden prohibir los mercados húmedos

VIH/SIDA: Se estima que el SIDA ha cobrado 35 millones de vidas desde que se identificó por primera vez en la década de 1980. Los científicos identificaron que el VIH, el virus que causa el SIDA, provenía de un tipo de chimpancé ubicado en África Central. Creen que la transmisión se produjo cuando los humanos cazaron a estos chimpancés para obtener carne y entraron en contacto con su sangre infectada.

¡Entérate primero! Suscríbete para conocer lo último en noticias y ayudar más a los animales

H2N2 (GRIPE ASIÁTICA): El virus de la gripe A (H2N2) o “gripe asiática” fue otra pandemia mundial. Se originó en Asia Oriental y se propagó rápidamente por todo el mundo, llegando a los Estados Unidos en el verano de 1957. La enfermedad se cobró más de 1,1 millones de vidas. Se dice que el virus que causó la pandemia se originó en un virus de la gripe aviar A.

GRIPE ESPAÑOLA: La pandemia de 1918 (o “gripe española”) ha sido nombrada la pandemia más mortal de la historia, aunque sólo el tiempo dirá si el actual virus COVID-19 superará esas cifras. Se estima que 500 millones de personas en todo el mundo fueron víctimas de la Gripe Española con al menos 50 millones de muertes (las cifras actuales del COVID-19 son 3.517.345 casos confirmados y 243,401 muertes.) También se determinó que este virus era de origen aviar.

Estos brotes mortales deberían haber sido una llamada de atención, pero una vez que la amenaza pública inmediata disminuye, se vuelve a la normalidad. ¿Pero tiene que ser así? Ahora es el momento de reevaluar nuestra relación con el mundo “natural”. 

La mayoría de nuestros sistemas alimentarios actuales que utilizan animales son un caldo de cultivo para posibles brotes como las pasadas pandemias globales. Los animales criados selectivamente y confinados por decenas de miles en granjas y jaulas insalubres y poco iluminadas son como bombas de tiempo a punto de explotar en cualquier momento. Desafortunadamente, y a puerta cerrada, estas bombas ya están detonando regularmente.

INFLUENZA AVIAR: A principios de este mes en el Condado de Chesterfield, Carolina del Sur, Estados Unidos, el Servicio de Inspección de Salud Animal y Vegetal del USDA confirmó la presencia de la gripe aviar H7N3 (también conocida como gripe aviar) en una granja comercial, que mató a 1,583 pavos y las 32,577 aves restantes han sido eutanasiadas desde entonces. 

En marzo de 2017 se produjo un brote de gripe aviar en el condado de Lincoln (Tennessee) y se practicó la eutanasia a más de 73,000 pollos. El peor brote de gripe aviar de la historia de los Estados Unidos tuvo lugar en 2014 y 2015, cuando 50 millones de aves murieron a causa de la gripe aviar, con un costo de hasta 3,000 millones de dólares en daños económicos.

Investigación en industria de pollos de México
Investigación de Igualdad Animal en la industria del pollo en México

MATANZA MASIVA: Una de las formas más comunes de matar estos animales en masa es usando una espuma a base de agua que causa hipoxia mecánica, actuando de manera similar al ahogamiento o la asfixia. Otros métodos aprobados por la Asociación Médica Veterinaria Americana incluyen el cierre de gases y ventilación, que implica cerrar las entradas y apagar los ventiladores para que el calor corporal de los animales aumente la temperatura lo suficiente como para que las aves se sobrecalienten lentamente.

FALLAS EN LA INDUSTRIA: En lugar de ayudar a prevenir que estos brotes ocurran en primer lugar (por ejemplo, proporcionando más espacio a los animales y teniendo un estándar requerido para mantener limpias sus áreas de vivienda), los productores introducen fallas que tienen sus propias consecuencias graves, como el bombeo de antibióticos a los animales. O, como escribimos recientemente, las granjas reciben exenciones para hacinamiento adicional en sus instalaciones cuando surgen circunstancias imprevistas.

Además, un reciente artículo de Vox señaló que “la selección de genes específicos en animales de granja (para rasgos deseables como grandes pechugas de pollo) ha hecho que estos animales sean casi genéticamente idénticos”. Eso significa que un virus puede propagarse fácilmente de un animal a otro sin encontrar ninguna variante genética que pueda detenerlo en su camino”.

TENEMOS RESPUESTAS: Aunque las industrias ganadera es inconcebiblemente fuerte y cambiar esos sistemas no será una tarea fácil, cada uno de nosotros tiene el poder de crear un cambio con cada compra que hacemos. Hemos visto la ley de la oferta y la demanda en la industria láctea, con dos de los mayores productores de lácteos que se han declarado en bancarrota en los últimos seis meses. Su declive constante surgió de la comprensión masiva de que los lácteos no son mejores para el planeta que para la salud humana, y mucho menos para los animales involucrados.

Hay una oportunidad en cada comida que servimos a nuestras familias, con nuestras elecciones de alimentos arraigando en ellos qué tipo de mundo es aceptable y cómo podemos poner nuestro sello de aprobación en las cosas que más importan.

AYUDAR A CAMBIAR NUESTRO SISTEMA DE ALIMENTOS A TRAVÉS DE TUS COMPRAS

Versión del original en inglés escrito por Kim Johnson, coordinadora de comunicación en Igualdad Animal Estados Unidos.