Mercados de animales y pandemias: el riesgo en México

Desde que el COVID-19 transformó nuestro estilo de vida y ha golpeado severamente la economía en todo el mundo muchos expertos coinciden en que se originó en un mercado de animales vivos en Wuhan, China, pero poco se ha hablado sobre los riesgos a la salud humana que derivan del consumo de carne de animales que se está produciendo en nuestros propios países.

Los principales factores de riesgos relacionados con la aparición de enfermedades zoonóticas se suelen atribuir al consumo de animales silvestres ya que múltiples brotes de virus zoonóticos que han saltado de animales a  humanos han sido documentados a lo largo de la historia, tales como el Ébola y los tipos 3 y 4 del virus linfotrópico. No obstante lo anterior, vivimos constantemente bajo la amenaza de brotes de enfermedades que pueden derivar en pandemias y que tienen su origen en los animales más comúnmente consumidos en México. 

El peligro en México 

Los rastros clandestinos y mercados en los que también se venden y matan animales para consumo han sido igualmente asociados con la aparición de nuevas enfermedades zoonóticas. Estos mercados de animales vivos – también conocidos como mercados húmedos – han sido tradicionalmente otra forma de comercializar las aves destinadas a consumo y otras especies de animales para asegurar la frescura de la carne pero plantean graves riesgos para la salud pública al igual que los rastros clandestinos.

Igualdad Animal documentó la actividad de rastros clandestinos y de traspatio y casas de matanza en México y reveló que estos lugares operan sin controles ni supervisiones y en total incumplimiento de la Normas Oficiales Mexicanas y las autoridades encargadas de regular su operación y hacer cumplir las normas permanecen ausentes. 

En estos lugares los animales sufren largas agonías al ser matados en la forma más brutal y son un peligro para México ya que atentan también contra nuestra salud.

MX_InvestigaciónBarbacoaDeBorrego

Y en los mercados de animales iguanas, tortugas, sapos, lagartos, serpientes, monos, leones, venados y ranas, entre otros, son hacinados, vendidos y matados en mercados junto a animales comúnmente más consumidos como cerdos, pollos, vacas y becerros, borregos y guajolotes, implicando severos riesgos sanitarios.

¡Firma y actúa!

Ante la urgente necesidad de crear un marco legal que evite que los animales sean matados en rastros clandestinos y de traspatio, casas y bodegas de forma cruel, en Igualdad Animal estamos impulsando una iniciativa en el Congreso de Puebla presentada por la diputada Olga Lucía Romero Garci-Crespo para lograr que la operación de rastros clandestinos sea tipificada como delito.

Igualmente, quien no utilice los métodos para inducir un estado de inconsciencia a un animal utilizado para abasto – y que son los que establecen las normas – tendría que pagar entre 1 y 4 años de prisión. 

Al firmar en nuestra web Leyes Para Los Animales no solo estarás apoyando la iniciativa de ley en Puebla sino todo el trabajo legislativo de Igualdad Animal en México y podrás actuar y ayudar a los animales con acciones que ayuden a impulsar estas iniciativas.