Día de los Animales: Si cambias cambia el mundo

Hoy es el Día Mundial de los Animales y hace apenas dos días fue el Día Mundial de los Animales de Granja. El hecho de que existe una y otra celebración nos habla de cuanto es necesario que reflexionemos sobre nuestra visión de todos los animales. 

Independientemente de que ocurra en una calle a la vista de todos o en una granja y matadero industrial, el maltrato y crueldad hacia los animales es el mismo y, por supuesto, siempre es inaceptable. Pero además, es urgente que tengamos en cuenta cuán estrechamente relacionados se encuentran los más recientes eventos que han sacudido a todo el planeta y nuestra relación con los animales que lo comparten con nosotros. 

“Si no cambiamos luego del coronavirus, estamos perdidos”

Estas contundentes palabras, que son de la reconocida antropóloga, primatóloga y etóloga Jane Goodall, van dirigidas expresamente como una advertencia de que si no replanteamos nuestra forma de pensar en cuanto a lo que comemos luego de la actual pandemia estaríamos dirigiéndonos hacia nuestro propio fin.  

Existe un vínculo entre la cría industrial de animales y las pandemias. El SARS, la influenza aviar, la gripe porcina y el MERS son todas enfermedades zoonóticas que, al igual que el actual COVID-19, deberían llevarnos a una profunda reflexión sobre nuestra relación con los animales. Tal como lo advirtió la FAO en su informe “Ganadería Mundial 2013: Un panorama de enfermedades cambiantes”, el 70 % de las enfermedades humanas son de origen animal y también se sabe que son provocadas por la desaparición de hábitats como consecuencia de la deforestación provocada por la industria ganadera para el establecimiento de granjas y zonas de pastoreo que provocan una a mayor interacción entre vida silvestre, ganado y ser humano. 

¿Y en México?

Nuestro país no está exento de nada de lo mencionado anteriormente. No sólo porque en los rastros de México se cometen contra los animales terribles abusos y actos crueles en impunidad e incumplimiento de las normas, sino porque el riesgo sanitario está mucho más cerca de lo que imaginamos…

Gracias a las investigaciones realizadas por Igualdad Animal se descubrió que  la crueldad con la que son matados los animales no solo existe en los mercados húmedos de Asia, sino que en México los rastros clandestinos son todo eso y también un peligro permanente para los humanos. Al operar en la ilegalidad, en estos lugares no hay supervisión que garantice si cumplen con las normas de salubridad establecidas, si los animales están enfermos o sobre el estado de la carne que sale de allí para ser vendida en las calles.

En respuesta a la crisis de salud provocada por el COVID-19 y a la urgente necesidad de frenar estos riesgos sanitarios, Igualdad Animal lanzó su plataforma #LeyesParaLosAnimales en donde todas las personas que firmen comienzan inmediatamente a apoyar acciones que harán posible que los animales de granja sean protegidos por las leyes ante la crueldad y que los rastros clandestinos sean prohibidos. 

Actúa y pon fin a la crueldad alzando la voz por los animales.