¿Nuestros hábitos de vida provocarán más pandemias en el futuro?

 

La salud mundial ha colapsado, ha sido más de medio año de restricciones de movilidad, de confinamiento, de enfermedad y muerte, el mundo entero ha tenido que adoptar de tajo nuevas medidas de convivencia que cada día nos separan más, nos hacen vivir con miedo y sin libertad, pero, ¿basta todo esto para salir victoriosos de esta pandemia y frenar nuevas?

La crisis del COVID-19 agarró a la mayoría de los gobiernos sin preparación para enfrentarla; sin embargo, los especialistas en enfermedades han estado advirtiendo durante décadas que un brote así de devastador iba a suceder.

Nuestra relación con los animales y los sistemas de producción que hemos construido alrededor de ellos que conllevan la matanza masiva de animales y su comercialización ha puesto en jaque al planeta, no solo por acabar y contaminar los recursos naturales o  ser responsable del calentamiento global, también nos han dotado de las más grandes pandemias que hemos vivido.

Hacerle frente a cualquier pandemia no significa sólo tomar medidas en medio de la tempestad, es evidenciar la raíz de ellas, y solo lo lograremos si estamos dispuestos a realizar cambios profundos que rompan con los paradigmas que nos han devastado como sociedad.  Los hábitos de la vida moderna, como la deforestación, la urbanización y la agricultura intensiva, contribuyen a la aparición de nuevos contagios a un ritmo alarmante.

¡Entérate primero! Suscríbete para conocer lo último en noticias y ayudar más a los animales

Más pandemias se avecinan

El COVID-19 no es el primer virus mortal que se relaciona con el comercio y el consumo de animales vivos. El brote de influenza aviar en 2005 – virus mortal entre aves de corral -, la pandemia de influenza de la gripe porcina en 2009 que saltó de los cerdos a los humanos y el MERS – Síndrome respiratorio de Oriente Medio en 2012 -, son solo algunas de las pandemias de las que está plagada la historia humana.

El más reciente informe de la ONU “Prevenir la próxima pandemia: Las enfermedades zoonóticas y cómo romper la cadena de transmisión” señala que el  60% de la enfermedades en humanos son de origen animal y la mayoría de las enfermedades zoonóticas  se transmiten a través de nuestro sistema alimentario. De seguir con nuestros hábitos actuales de consumo y no modificar nuestra relación con los animales más pandemias se avecinarán.

Los investigadores han identificado una serie de factores que aumentan el potencial de los patógenos para saltar de animales a humanos:

Invasión de los ecosistemas naturales. A medida que la población mundial se ha expandido, los humanos se han apoderado de las áreas silvestres a un ritmo rápido. Nuevos asentamientos y operaciones como la tala y la minería acercan a las personas a los animales salvajes.

Consumo de animales silvestres. Ha habido un creciente comercio de animales salvajes, especialmente destinados para consumo. En algunos mercados húmedos de animales vivos, los animales domésticos y salvajes son enjaulados juntos y se sacrifican en condiciones antihigiénicas. Los mercados húmedos en China estaban conectados a la aparición del SARS.

Ganadería industrial. Los patógenos de criaturas salvajes a veces llegan a los humanos a través de animales de granja. Al igual que cómo ocurre con los humanos, hacinar grandes cantidades de vacas, cerdos o gallinas juntas aumenta el riesgo de que una enfermedad se propague. Los antibióticos utilizados para acelerar el crecimiento de los animales y evitar brotes de enfermedades también pueden promover agentes patógenos que son resistentes al tratamiento.

Qué hábitos adoptar para prevenir futuras pandemias

Enfrentarnos a una nueva pandemia, aún cuando el mundo intenta poner fin a la actual COVID-19, es un recordatorio de que el riesgo seguirá latente en la medida de que no cambiemos nuestros hábitos de consumo y nuestra relación con los animales.


La vacuna más eficaz para prevenir enfermedades que luego se pudieran convertir en pandemias, es optar por dejar a los animales fuera de nuestros platos y no alterar su ecosistema.

Consulta Love Veg México para más información.