Sustitutos de huevo: innovaciones que facilitan el camino hacia una política libre jaula

El mercado de sustitutos de huevo crece a un ritmo acelerado y cada vez hay más opciones para que las empresas incorporen estos recursos en sus procesos de producción. Estas tecnologías alimentarias pueden ser un aliado de las empresas en la transición hacia una línea de suministro de huevo de gallinas libres de jaula. 

De igual manera, los sustitutos pueden ser una alternativa que garantice no interrumpir la cadena de suministro y evitar las fluctuaciones de precio de insumos como el huevo, que en crisis como la actual pandemia de COVID-19 o la gripe aviar, suelen presentarse. 

Una tendencia en auge

Actualmente, la industria alimentaria está experimentando importantes cambios debido al aumento en el número de consumidores que siguen una alimentación basada en plantas o de consumidores flexitarianos que consumen alternativas vegetales en forma regular. Entre las motivaciones que impulsan estas decisiones – además del rechazo a la crueldad hacia los animales y el interés por reducir la huella de carbono- se encuentran los efectos adversos de las dietas no veganas para la salud humana.

Las empresas saben que deben dirigirse a un público vegano o flexitariano que se preocupa más por cuidar su salud. Además, los brotes de varias enfermedades como la gripe aviar también han facilitado estos cambios ya que han provocado una caída en el negocio de los huevos y que debido a esto el mercado de los sustitutos continúe experimentando un crecimiento rentable. 

Usos y beneficios

Diversos emprendimientos alrededor del mundo, incluidos algunos mexicanos, están innovando con productos a base de proteínas vegetales que son capaces de sustituir muchos de los usos que se dan a  los huevos convencionales en los  sectores panadería, hotelería, restaurantes, etc.

Si bien, la principal ventaja de utilizar sustitutos de huevo es que se contribuye a evitar el sufrimiento de las gallinas enjauladas, hay otros beneficios destacados en las propuestas de valor de estos productos:

  • Reducir costos: pueden proporcionar una cantidad mayor de producto por unidad de peso; evitan la merma por huevos rotos o de mala calidad; minimizan el uso de aceites en la producción y se utiliza menos energía eléctrica, ya que los sustitutos no suelen necesitar refrigeración.
  • Mantener calidad: se emulan las funciones del huevo como lo son la adhesión, emulsión, fermentación, etc, conservando textura, palatabilidad, consistencia, terminado y durabilidad en anaquel. 
  • Minimizar riesgos sanitarios: productos libres de bacterias como salmonella y shigella; no habrá interrupción en el suministro por contingencias como la gripe aviar.
  • Apostar por la innovación: se promueve una industrialización inclusiva y sostenible acorde con el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 9 de la ONU. 

Integrar sustitutos de huevo en el proceso de producción puede ser un recurso complementario que acelere la transición hacia una política libre de jaula, la cual, ademas de ser una solución libre de crueldad y que ofrece ventajas competitivas, constituye también una valiosísima estrategia de compromiso social que aportará un valor diferencial a su marca.

Nota: Texto informativo. Igualdad Animal es una organización sin ánimo de lucro ni intereses comerciales.