Las superbacterias son una crisis global según la ONU

De acuerdo con un nuevo reporte de la Organización de las Naciones Unidas, la amenaza hacia la salud humana y animal que significa la resistencia a los antibióticos es ya considerada una “crisis global”.

En el reporte, los investigadores destacan que el uso indebido y excesivo de antibióticos tanto en humanos como en animales es la causa del desarrollo y propagación de esta resistencia. Sobre esto último es fundamental destacar cómo la ganadería industrial está amenazando la vida de miles millones de personas alrededor del planeta.

Desde hace más de 6 décadas, la industria ganadera viene practicando un procedimiento estándard que hace posible la cría de animales en masa. Se trata del “uno no terapeútico” de antibióticos en animales sanos para prevenir brotes de epidemias y acelerar su crecimiento. Pero lo ha hecho a pesar de conocer las terribles consecuencias que esta práctica provocaría: la multiplicación de cepas bacterias resistentes de superbacterias que mutan y se hacen resistentes a los antibióticos.

Las superbacterias son una crisis global según la ONU

El nuevo informe  de la ONU hace hincapié en cómo este uso indebido y excesivo de antimicrobianos está haciendo que enfermedades comunes como la tuberculosis se estén volviendo intratables. De igual manera, está provocando que las cirugías conlleven cada vez más riesgos debido a los niveles alarmantes de resistencia a los antibióticos, antivirales, antifúngicos y antiprotozoarios que han observado en países de diferentes niveles de ingresos, y por eso lo han calificado como una crisis global.  

El uso masivo de antibióticos en animales es tal que solo en EE. UU. y la Unión Europea el 75% de los antibióticos es suministrado a animales de granja. En el caso de Latinoamérica las cifras son también impresionantes, con Chile utilizando más del 95% del uso mundial de antibióticos en la industria del salmón a pesar de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, la Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE).

En México, una gran parte de la carne de pollo que se vende está atiborrada de antibióticos ya que a pesar de que existe un reglamento para el uso de antibióticos, la aplicación de las leyes no es estricta. Tan solo en 2016, México, junto a otros países, compró 2.800 toneladas de colistina, uno de lo antimicrobianos más perjudiciales y cuyo uso se recomienda sólo como último recurrir.

Los expertos ya han anunciado que es urgente tomar medidas para evitar que en 2050 mueran más personas debido a las superbacterias que por cáncer. Pero aún no existe un control real sobre el uso de antimicrobianos que provocan cada año la muerte de 700 mil personas al año en todo el mundo.

 

Fuente:

https://edition.cnn.com/2019/04/29/health/antimicrobial-resistance-report-bn/index.html