De cuando la comunidad científica visibilizó a los animales

Hace casi 7 años, un destacado grupo de científicos se reunió en la Universidad de Cambridge para hacer una declaración histórica sobre los animales: «Las evidencias científicas indican que los animales tienen los sustratos necesarios para la conciencia junto con la capacidad de exhibir comportamientos con intenciones. Como consecuencia, el peso de las evidencias indica que los seres humanos no somos los únicos que poseemos los sustratos neurológicos que generan las conciencia. Los animales, incluidos los mamíferos, aves y muchas otras criaturas comparten dichos sustratos neurológicos».

Viniendo de algunos de los científicos más destacados del planeta, sin duda, la Declaración fue un suceso sin precedentes. Se trataba de mostrar algo que era obvio para la comunidad científica pero que no lo era para el público no científico o la sociedad. Esto no solo impactaría en la percepción general sobre los animales sino en el trabajo que desde las organizaciones de protección animal hacemos para lograr que nuestra sociedad sea compasiva con ellos.

La Declaración de Cambridge sobre la Conciencia expresa claramente que los animales son conscientes de sí mismos y del mundo que les rodea. Y si existen personas que también han podido ser testigos de esto son nuestros investigadores que presencian todo el horror de las granjas y mataderos industriales.

Ellos saben que si los animales pudieran decirnos lo que sienten sabríamos cómo es estar solo y desamparado desde el primer instante porque te separaron de tu madre apenas nacer, el horror de vivir toda la vida en una jaula o de morir asfixiado en las redes. Porque aunque no puedan expresar todo esto en una forma en que sería comprensible para nosotros, es imposible negar su sufrimiento.

En este mismo instante en que escribo hay animales sufriendo dentro de las granjas o aterrorizados mientras esperan su turno en el matadero. Ellos no tienen voz, solo cuentan con nosotros para que su sufrimiento acabe. Víctor Hugo dijo “no hay nada más poderoso que una idea a la que le ha llegado su tiempo”, y el tiempo de lo animales ha llegado para que todos construyamos un mundo más justo para ellos.

¡Seguiremos avanzando hasta lograrlo!