Al descubierto: extremo sufrimiento en tres gigantescas granjas de pollos británicas

Reino Unido

Igualdad Animal ha revelado condiciones horribles y sufrimiento animal extremo en tres granjas avícolas certificadas por Red Tractor en Lincolnshire, Inglaterra. El impactante metraje incluye:

  • Gallineros gigantescos de dos pisos con más de 30.000 aves hacinadas en cada piso.

  • Muchos pollos que sufren de lesiones graves en las piernas, algunos no pueden pararse.

  • Cadáveres abandonados a su suerte durante días entre las bandadas de aves vivas.

  • Pollos que luchan por respirar a los dos días de vida, muchos ya muertos.

Las granjas de Saltbox, Ladywath y Mount crían pollos para Moy Park, la segunda compañía de pollos más grande del Reino Unido. Moy Park suministra productos a los principales minoristas, incluyendo McDonald’s, Tesco, Sainsbury’s, Co-op y Ocado.

A medida que nuestro apetito por la carne de pollo ha crecido, también lo ha hecho el tamaño de las granjas avícolas británicas. Las imágenes de pollos sufriendo en cobertizos gigantes de dos pisos serán un shock para muchos consumidores que compran carne británica certificada por Red Tractor pensando que pueden confiar en sus normas de bienestar animal. Sin embargo, la verdad es que las condiciones antinaturales que los pollos se ven obligados a soportar en estos vastos cobertizos son totalmente sombrías.

Ladywath Farm se compone de tres galpones de dos pisos donde las aves se apilan en dos pisos dentro del mismo edificio. Es una de las primeras granjas de su tipo en Gran Bretaña. Cada cobertizo de varios pisos alberga a 63.000 aves y la granja ha solicitado recientemente permiso para construir un cuarto cobertizo de dos pisos.

Los investigadores de Igualdad Animal visitaron cada una de las tres granjas varias veces entre febrero y abril de 2019. Las imágenes que obtuvieron fueron entregadas a Red Tractor y a la Agencia de Sanidad Animal y Vegetal de Defra.

Aunque las etiquetas y los certificados no pueden proteger a los animales en la industria cárnica, los consumidores sí pueden hacerlo. Podemos tomar decisiones compasivas para dejar los pollos fuera del plato y optar por deliciosas alternativas sin carne, que ahora están ampliamente disponibles en supermercados y restaurantes.

Prueba una alimentación basada en vegetales en Love Veg