La verdadera cara de la industria láctea

Italia
Acabamos de publicar un nuevo informe sobre la industria láctea en Italia, un sector que oculta muchos aspectos controvertidos a los consumidores.

Acabamos de publicar un nuevo informe sobre la industria láctea en Italia, un sector que oculta muchos aspectos controvertidos a los consumidores.

Las imágenes, obtenidas en varias granjas en el norte de Italia, muestran el contraste entre lo que revela la publicidad y lo que realmente sucede dentro de las granjas lecheras, y termina con un final trágico después de muy pocos años de explotación y sufrimiento.

Algunas de las situaciones documentadas en el video muestran:

 

  • Terneros arrancados de sus madres unas horas después del nacimiento.
  • Terneros y vacas en condiciones higiénicas inadecuadas.
  • Terneros a los que se aplica la pasta cáustica en ausencia del veterinario designado.
  • Vacas con mastitis y heridas muy graves.
  • Vacas con heridas de pezuñas cubiertas ilegalmente con whisky.
  • Vacas obligadas a vivir en espacios estrechos y sucios, cubiertas de heces y barro.
  • Operadores que realizan inyecciones y controles en animales en ausencia del veterinario designado.
  • Vacas “pastoreo cero”, es decir, sin acceso a las praderas, a diferencia de lo que se muestra constantemente en los anuncios de granjas lecheras
  • La automatización de todo el proceso productivo, alienante y mecánico para animales.

 

 

Todas estas prácticas demuestran una sola cosa: que la imagen que se transmite diariamente no es la real de la industria láctea, un sector en el que las vacas criadas artificialmente producen hasta 60 litros de leche por día, en comparación con los cuatro litros que producirían normalmente.

 

Noticia relacionada: Tres trabajadores son acusados por brutal maltrato a cerdos tras nuestra investigación encubierta

 

Esta forma de explotación extrema, en un contexto de producción como la producción de lácteos que denota numerosos problemas económicos y de sostenibilidad, causa un enorme sufrimiento a las vacas, en particular al consumir rápidamente su cuerpo y, por lo tanto, destinarlas a ser llevadas al matadero en apenas cuatro años.

Además, la mayoría de las vacas criadas en Italia para la producción de leche y queso se ven obligadas a vivir  sin pastar, es decir, sin acceso a los céspedes verdes que se muestran en los anuncios.

“Este es un aspecto fundamental, porque incluso en este caso las imágenes que se divulgan al público en general son engañosas. La verdad que se esconde detrás de esta industria se mantiene oculta y transmite el mensaje parcial e incorrecto de que estos animales disfrutan de tratamientos que están muy lejos de la realidad cotidiana a la que se ven obligados a someterse ”, explica Matteo Cupi, director ejecutivo de Igualdad Animal en Italia.

Hay otros dos aspectos que la organización quiere poner en el centro del debate: el destino de los terneros y el impacto ambiental de la leche. Un aspecto poco conocido por los consumidores es, de hecho, el destino de los terneros nacidos en la industria láctea, un proceso que la industria considera inevitable. De hecho, para asegurar la producción de leche, las vacas son inseminadas artificialmente y, al dar a luz a los terneros, comienzan a producir leche que luego será utilizada por la industria. Los terneros, que son retirados inmediatamente de sus madres para evitar que consuman la leche, serán enviados para su sacrificio.

“Como si esto no fuera suficiente, el impacto ambiental de este derivado también es considerable. Un estudio reciente de la Universidad de Oxford ha demostrado que las alternativas de plantas son mucho más sostenibles que la leche de vaca. Al contrario de lo que se piensa, cuando hablamos del impacto ambiental de la agricultura intensiva no solo se refiere al del ganado criado para su carne, y por esta razón decidimos comprometernos a difundir la información correcta, lo más equilibrada posible con respecto a lo que se transmite a diario “, concluye Cupi.