LOS MERCADOS HÚMEDOS SON UN PELIGRO PARA ANIMALES Y HUMANOS FIRMA AHORA

¿Sabías que las cabras son tan listas y amorosas como los perros?

De acuerdo con un nuevo estudio, las cabras son tan listas como los perros y capaces de construir fuertes vínculos emocionales con los humanos de la misma forma que lo hacen estos y cualquier otro animal que comparte nuestros hogares con nosotros o que son cercanos de alguna forma, como por ejemplo, los gatos y los caballos.

El estudio, que fue realizado por la universidad Queen Mary University de Londres y que ha sido apoyado por el proyecto “The Someone” de Farm Sanctuary, comprueba que la capacidad de seguir instrucciones y percibir señales no se limita a los animales considerados “domesticados”.

Te puede interesar: Compasión: El carnicero que se hizo vegano por los animales

¿Qué dicen las evidencias?

El estudio consistió en esconder comida en uno de los dos cubos e indicar a la cabra la ubicación de la comida mediante un gesto que indicaba la proximidad del cubo. A las cabras que lograron interpretar esta señal las llevaron a realizar la prueba siguiente, que consistió en lo mismo que la primera con la diferencia de que el gesto de señalamiento hacia el objetivo se hizo desde una distancia mayor. 

Ambas pruebas permitieron comprobar que las cabras pudieron ubicar la comida cuando la señal que les daba se hacía desde una mayor proximidad a la ubicación correcta que cuando el experimentador se encontraba más lejos de la ubicación de la recompensa. Esto indica que, si bien las cabras pueden llegar a generalizar el uso que hacen de los gestos de señalamiento humanos, esto también puede depender de qué tanto sea perfeccionado el estímulo local en lugar de la información de referencia.

“Ya sabíamos que las cabras están muy sintonizadas con el lenguaje corporal humano, pero no sabíamos si podían seguir una pista humana, como un gesto de señalamiento, de la misma manera que los perros y los caballos para localizar una recompensa”, indicó el autor del estudio Christian Nawroth.

Muy parecidas a los perros

El mismo estudio también demostró que las cabras miran fijamente al humano que la cuida cuando están realizando una tarea, algo que es también un rasgo típico de los perros. “Las cabras miran a los humanos de la misma manera que los perros cuando piden un bocadillo que está fuera de su alcance”, dijo Nawroth.

De acuerdo con el autor del estudio, los resultados del mismo proporcionan una contundente evidencia de lo compleja que es la comunicación de las cabras con los humanos, y que a pesar de haber sido criadas a lo largo de 10,000 años – principalmente para ser utilizadas para consumo – muestran similitudes con animales que han sido criados para ser compañeros de los humanos como los perros. 

¡Entérate primero! Suscríbete para conocer lo último en noticias y ayudar más a los animales

Forman fuertes vínculos emocionales con humanos

Hasta hace poco, los científicos también creían que solamente animales como los perros, gatos y caballos eran capaces de formar lazos con los humanos, pero las evidencias indican que las cabras también pueden. Igualmente, se ha podido comprobar que se sienten muy cómodas viviendo fuera de un rebaño, algo que también hacen los perros y con lo que animales como las ovejas (domesticadas recientemente) no se sienten bien.

Te puede interesar: La historia de Vita: de un matadero en China a un hogar amoroso

Su inteligencia rivaliza con la de los perros

En investigaciones anteriores, Nawroth y su equipo demostraron que las cabras son tan inteligentes como los perros en cuanto a que pueden saber si hay o no hay un bocadillo en una taza y a partir de esa información también pueden discernir si hay un bocadillo en otra taza.

De igual modo, otra prueba del equipo de Nawroth que demostró lo bien que se pueden llegar a relacionar las cabras con los humanos consistió en que dejaran que las cabras quitar las tapas de varias cajas para recibir una recompensa. En la última parte del experimento los investigadores hicieron que las tapas de las cajas no pudieran abrirse para registrar como sería la reacción de las cabras.

Lo primero que observaron fue que las cabras volteaban su cabeza hacia la persona que estaba a cargo del experimento apenas se daban cuenta de que las tapas estaban atascadas. También miraban por mucho más tiempo al humano cuando este estaba de frente – en lugar de cuando estaba de espalda – y esto indica que las cabras también eran conscientes de hacia dónde estaba mirando el experimentador.

Los diferentes estudios han demostrado que las cabras pueden ser compañeras increíbles y cariñosas como lo son los perros, y que el hecho de haber vivido en contacto con los humanos por más de 10,000 ha tenido un impacto mucho mayor en cuanto a la relación que podemos tener con ellas del que creíamos.

Fuente: https://vegnews.com/2020/5/new-study-finds-goats-respond-to-human-cues-the-same-way-dogs-do