TODAS LAS APORTACIONES SE DUPLICAN HASTA EL 31 DE DICIEMBRE. ¡APROVECHA AHORA!

Las vacas son felices cuando les hablan

Un nuevo estudio ha revelado que las vacas disfrutan cuando les hablamos gentilmente y más si lo hacemos cara a cara.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Viena descubrió que las vacas se relajan más cuando un humano les habla en persona. Los signos de relajación que observaron fueron, entre otros, la variabilidad del ritmo cardíaco y la posición de sus cuellos, que se estiran ampliamente al sentirse felices.  

Chat cara a cara

La nueva investigación, publicada en la revista Fronteras de la Psicología, indica que las vacas prefieren escuchar a los humanos en persona que cuando escuchan su voz desde una grabación y a través de un altavoz. Es decir, que para estos animales “las interacciones pueden ser menos positivas cuando se vuelven artificiales”, afirmó la investigadora Annika Lange, autora del estudio.

Los expertos trabajaron con un rebaño de 28 vacas para poder valorar los resultados entre  acariciar a los animales mientras escuchaban una grabación de la voz de un experimentador o al acariciarlas mientras hablaban con los animales directamente (“en vivo”).

¡Entérate primero! Suscríbete para conocer lo último en noticias y ayudar más a los animales

Excelentes Co-muuu-nicadoras

En investigaciones anteriores ha quedado demostrado que las vacas son increíblemente hábiles resolviendo problemas de lógica y que su inteligencia es tan aguda que son muy comunes las historias de vacas que gracias a esto lograron recorrer muchas millas hasta reunirse con sus terneros o escapar del matadero. 

Igualmente, se ha podido saber que disfrutan tanto resolver problemas que cuando lo logran lo celebran dando saltos, corriendo o moviendo la cola alegremente y que son también unas excelentes comunicadoras. Las vacas pueden emitir sonidos específicos según una intención o estímulo: cuando están excitadas, solas, esperando una comida o para dirigir llamadas de baja frecuencia hacia sus terneros.

Y también responden a las voces humanas, los terneros reconocen cuando son llamados por sus nombres y prefieren a aquellos humanos que les hablan con suavidad en lugar de gritarles.   

Vaca con su ternero

“Ciertos patrones nos permiten asumir que las vacas perciben las caricias y el hablar como algo positivo y relajante”

Annika Lange

Aman las caricias y charlas suaves 

Tras observar las respuestas de los animales, los investigadores concluyeron que hablar “en vivo” a las vacas las hace felices y por eso es el mejor estimulante para su ánimo. En todas las pruebas se les habló con calma utilizando frases similares con contenido positivo y usando vocales largas y bajas. 

De igual manera, se pudo comprobar que el ritmo cardíaco de las vacas aumentaba cuando se les hablaba directamente, lo cual indica que se estaban divirtiendo. “Ciertos patrones nos permiten asumir que las vacas perciben las caricias y el hablar como algo positivo y relajante”, comentó Lange.

Pueden decir si están angustiadas o felices

Otro estudio, esta vez de la Universidad de Sydney, descubrió que a través de sus mugidos las vacas pueden expresar emociones que van desde alegría hasta la angustia.

ENTÉRATE EN LA PRÓXIMA NOTA