La ganadería industrial está poniendo en juego el futuro del planeta

En 2006, la ONU, a través de su Organización para la Agricultura y la Alimentación (FAO) sacó a la luz un informe llamado «La Alargada Sombra del Ganado», en el cual señala a la ganadería industrial como  una de las principales causas de los desastres medioambientales de nuestra era. Entre estos desastres se encuentran la contaminación de la tierra, el cambio climático y la polución del aire, la escasez global de agua y la contaminación de acuíferos y la pérdida irreparable de biodiversidad,.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los datos alarmantes que reveló el informe siguen vigentes luego de 12 años. A continuación algunos de ellos:

– De acuerdo con la FAO, la ganadería industrial es responsable del 14,5% del total de emisiones de gases de efecto invernadero en el mundo. Pero según Worldwatch, si se suman todas las emisiones indirectas (respiración del ganado, uso de tierra y emisión de metano) la ganadería industrial sería responsable del 51% de las emisiones de gases de efecto invernadero.

– La ganadería es responsable del 65% de emisiones del gas óxido nitroso, un gas de efecto invernadero con un potencial 296 mayor que el dióxido de carbono.

– Se necesitan 9.400 litros de agua para producir 500 gramos de carne de vaca.

– La ganadería es la responsable del consumo de entre 20% y 33% de toda el agua potable del mundo.

– La ganadería industrial y los pastos para alimentar a los animales ocupan el 45% de la tierra habitable en el planeta.

– Más de 70.000 millones de animales mueren al año para consumo humano. Esto significa más de 6 millones por hora.

– La ganadería industrial es una causa principal de la extinción de especies, zonas oceánicas muertas, polución del agua y destrucción de hábitats.

– La ganadería industrial es la responsable de  hasta un 91% de la deforestación del Amazonas.

 

La ganadería industrial está destruyendo nuestro planeta a costa, además, de la vida de miles de millones de animales que sufren y quieren vivir. Sin duda, la forma más efectiva de solucionar esto es reduciendo significativamente nuestro consumo de productos animales o consumiendo en su lugar alternativas vegetales. Con esto, además de detener el calentamiento global y la destrucción del planeta, podemos acabar con el maltrato animal y cuidar nuestra salud.

Cada vez se consiguen más  alimentos basados en proteínas vegetales y hay infinidad de recetas que podemos hacer con ellos. En cada bocado estarás construyendo un mundo más compasivo con los animales, sostenible y en fin, ¡un mundo mejor para todos!

 

Fuentes:

http://www.cowspiracy.com/facts/

http://www.fao.org/docrep/011/a0701s/a0701s00.htm