Consumir carne de pollo es mucho más perjudicial de lo que se creía

Consumir carne blanca, es decir, de pollo, conejo, pavo, lechón o cordero siempre ha sido considerado mucho más saludable que consumir carnes rojas, pero un estudio del Children’s Hospital Oakland Research Institute (CHORI) y la Universidad de California en San Francisco, ha señalado que el consumo de cantidades similares de ambos tipos de carne aumenta los niveles de colesterol “malo” (LDL) en formas muy parecidas.

En segundo lugar, el estudio reveló que consumir grasas insaturadas en grandes cantidades aumenta las concentraciones de partículas de LDL, y estas grasas se encuentran tanto en las carnes rojas como blancas aunque en diferentes cantidades.

Te puede interesar: Esta es la “dieta científica que salvará animales y al planeta”

Algo a destacar sobre el estudio es que hasta el momento no existía una comparación integral sobre los efectos del consumo de carne roja, blanca y proteínas vegetales en los niveles de colesterol en la sangre. Los investigadores señalaron que en personas que consumen proteínas de origen vegetal estos niveles no aumentan de la misma forma, por lo cual recomiendan eliminar por completo el consumo de carne (tanto roja como blanca) y consumir exclusivamente proteínas de origen vegetal para reducir los niveles de colesterol en la sangre.

Pero el incremento en los niveles de colesterol no debería ser la única razón para recomendar una reducción en el consumo de carnes, ya que diversos expertos han declarado que este también contribuye al desarrollo de obesidad, arterioesclerosis, diabetes mellitus, cáncer e hipertensión arterial, entre otras.

Fuente: https://www.elespanol.com/ciencia/nutricion/20190609/oscuro-carne-blanca-pollo-no-sano-parece/404460041_0.html