Producción de huevos

¿Sabes cuánto sufrimiento hay en un huevo?

Hoy es el Día Mundial del Huevo. Como es costumbre las redes estarán llenas de recetas y artículos animando a su consumo. Los huevos forman parte de nuestra rutina diaria y, sin embargo, muy poco se conoce sobre la crueldad que hay detrás de su producción.

Las gallinas son animales altamente sensibles, inteligentes y sociales que dentro de la industria del huevo son forzadas a producir a un ritmo acelerado que lleva sus cuerpos al límite al ser sometidas a algunas de las prácticas más barbáricas utilizadas en la ganadería. Pero también, el consumo de huevos tiene implicaciones en nuestra salud y el medioambiente.

SUFRIMIENTO DESDE EL PRIMER DÍA: Como no sirven para carne ni pueden producir huevos, la industria desecha como si se tratara de basura a los pollitos macho: los trituran en máquinas o los aplastan vivos dentro de grandes contenedores de basura.

CONFINAMIENTO EXTREMO: las gallinas utilizadas para producir huevos pasan toda su vida encerradas en jaulas cuyas dimensiones son tan pequeñas que están imposibilitadas de realizar cosas tan vitales para ellas como extender las alas, echarse cómodamente, darse baños de tierra o tomar el sol. El espacio con el cada una cuenta es menor que el de una hoja de papel y en México comparten las jaulas con hasta 5 gallinas.

Siempre están paradas sobre el piso de alambre de la reja que le corta la piel de sus pies. Son tan terribles las condiciones en las que viven y tan grande todo el estrés y dolor que deben soportar que muchas mueren antes de ser llevadas al matadero, lo cual ocurre antes de que tengan 2 años cuando podrían vivir 8.

26 HORAS DE SUFRIMIENTO: para producir cada una huevo, una gallinas debe soportar 26 horas de sufrimiento en las condiciones descritas anteriormente. Además, les quitan el agua y el alimento por 3 días para reducir su peso en un 20% y acelerar el ciclo de postura, una terrible práctica conocida en México con el nombre de pelecha.

¿CUANTAS SUFREN ASÍ?: sólo en México más de 200 millones de gallinas viven dentro de jaulas.

IMPACTO MEDIOAMBIENTAL: Tanto el consumo de carne como el de leche y huevos tiene un impacto profundo en el medio ambiente. La producción de huevos produce gases de efecto invernadero, amoníaco y dióxido de carbono y usa grandes cantidades de pesticidas que contaminan el aire y aguas.

¿Y SOBRE NUESTRA SALUD?: El consumo de huevos también conlleva riesgo en este sentido. Los huevos pueden contaminarse con salmonella al igual que con los excrementos de las gallinas.

CÓMO ESTAMOS CAMBIANDO ESTA REALIDAD: Presentamos la primera investigación jamás realizada dentro de la industria del huevo en México. Desde su lanzamiento, abrimos el debate social en torno al consumo de huevos y al maltrato que reciben las gallinas logrando que ya más de 70 empresas en México decidieran prohibir las jaulas en su cadena de suministro de huevos.

FIN DE LA CRUELDAD: Hay muchas alternativas para sustituir los huevos en todas las preparaciones dulce o saladas que podamos imaginar. Eligiendo estas opciones evitamos un tremendo sufrimiento a las gallinas, son más saludables para nosotros y, de paso, protegemos el medio ambiente. En Love Veg hay más de cien recetas a escoger y un fabuloso recetario con explicaciones paso a paso sobre cómo sustituir los huevos en cualquier receta.