¿Por qué hay un tipo de maltrato animal que sí aceptamos?

La mayor parte de nuestra sociedad está en contra del maltrato animal. Las torturas en las corridas de toros, la violencia y el sometimiento en los espectáculos de circos y acuarios…nos indigna ver que a los animales los obliguen a actuar en contra de su voluntad, los priven de su libertad y que, además, los hagan sufrir y les maten para entretenernos.

Sin embargo, muy cerca de nuestros hogares, y aunque no puedan ser percibidos por nosotros, los gritos y lamentos de los animales atrapados dentro de las granjas y mataderos industriales y las torturas sistemáticas a las que los someten estremecerían y conmoverían a cualquiera de nosotros. Lo que ocurre a pollos, cerdos, vacas, gallinas, borregos y muchos otros animales en estos lugares es el peor maltrato animal que ha conocido en la historia. Entonces, ¿por qué permanecen en ese infierno? 

Si rechazamos los actos de crueldad hacia animales como los perros y gatos que conviven con nosotros porque sabemos que sienten dolor, miedo y que cada uno de ellos posee personalidades únicas, ¿por qué con los animales considerados de granja habría de ser distinto? ¿Hay algo en estos maravillosos animales que los haga indignos del mismo amor, respeto y compasión que mostramos a nuestros adorados animales de compañía?

Como consumidores tenemos el poder de cambiar esto y ya esta pasando y sigue avanzando aceleradamente. Con tantas opciones para alimentarnos, por favor considera ayudar a los animales consumiendo alternativas a la carne.