Este Día de las Madres recordemos a las mamás de otras especies

Al igual que las madres humanas, las vacas solo producen leche para sus hijos y forman fuertes lazos minutos después del nacimiento y, naturalmente, deberían permanecer junto a ellos para siempre. La industria láctea impide que todo esto sea posible porque aunque insista en mostrar en sus publicidades que la leche que venden proviene de vacas felices que pastan libres en prados hermosos, la verdad es que las vacas en la industria solo conocen el dolor y jamás llegan a cuidar de sus hijos y alimentarlos porque se los quitan apenas nacen. Su sufrimiento es inmenso al igual que el de sus hijos, y pasarán por esto cada año de su vida.

Este Día de las Madres recordemos a las que más sufren

Las cerdas son excelentes madres, unas verdaderas “super mamás”  protectoras y cariñosas que darían todo por defender a sus bebés y sufren mucho cuando son separadas de ellos. Además de poder emitir más de 30 sonidos que tienen significados específicos, las cerdas emiten un llamado especial para avisarles a los cerditos que ya es hora de amamantar y estos ya desde recién nacidos reconocen las voces de sus madres.

Este Día de las Madres recordemos a las que más sufren

Pero al igual que ocurre con todas la madres dentro de la ganadería, a las cerdas les impiden poder desarrollar todos estos comportamientos naturales y deben sufrir el inmenso dolor de no solo ser separadas de sus bebés sino de verlos morir ante ellas sin poder hacer nada para ayudarlos. Permanecen encerradas dentro de jaulas del tamaño de su cuerpo en las que no pueden darse la vuelta, allí dan a luz sin poder siquiera lamer a sus hijos, lo único que pueden ofrecerles son su leche y muchos de ellos mueren aplastados por su propio peso sin que puedan hacer nada para evitarlo.

Las gallinas poseen increíbles instintos maternales que las hacen ser fieramente protectoras con sus polluelos. Antes de que sus bebés salgan del cascarón ya se comunican con ellos a través de más de 30 vocalizaciones distintas. Pero también son sensibles y empáticas con otras especies. En internet se encuentran muchos video que las muestran cuidando y protegiendo a perros y gatos del frío como si fueran sus propios hijos. ¡Son unas mamás adorables!

Este Día de las Madres recordemos a las que más sufren

La industria del huevo convierte las vidas de miles de millones de gallinas en todo el mundo en un verdadero infierno, encerradas en jaulas durante toda su vida y tratadas como máquinas de producir huevos solo conocen el sufrimiento y la desesperación. A estas madres les quitan sus huevos y nunca pueden criar a sus hijos.

Podemos cambiar esta realidad y evitar el sufrimiento de estas madres sustituyendo la carne, leche y huevos por alternativas vegetales al nuestro alcance que también son más sanas. Visita Love Veg para más información.

Hagamos que cada día cuente como este Día de las Madres para seguir avanzando por el fin de la crueldad hacia ellas.