Igualdad Animal Brasil expone crueldad en granja de cerdos

Brasil

Las imágenes capturadas por el equipo de investigaciones muestran animales criados para el consumo humano siendo tratados cruelmente en granjas industriales en Brasil.


El video, narrado por la presentadora brasileña Ellen Jabour, muestra cerdos siendo golpeados con palos de descarga eléctrica y criados entre sus heces y orina. Las imágenes también muestran escenas insalubres, de total falta de higiene, capturadas en una granja industrial de Brasil.

El mini-documental también llama la atención sobre el hecho de que los científicos ya están relacionando la aparición de nuevas enfermedades con la ingestión de carne y la forma en que se produce.

“La pandemia del COVID-19 ha hecho que sea urgente discutir el trato que reciben los animales por parte de la industria de la carne y tiene un impacto directo en la salud humana”.

Taís Toledo, Gerente de Divulgación Corporativa

Según la ONU, el 70% de las nuevas enfermedades que infectan a los seres humanos son de origen animal.

CRUELDAD: El artículo 225, inciso VII, de la Constitución Brasileña prohíbe las prácticas que someten a los animales a la crueldad. “Nuestros equipos de investigación han encontrado que las granjas industriales no respetan la Constitución con respecto a los animales. La protección de los animales domésticos es indiscutible para la opinión pública, pero la gente a menudo olvida que se extiende a los cerdos, el ganado, los peces y las aves criadas para el consumo humano”, dice Taís. “Cabe señalar que estas escenas no ocurren sólo en Brasil; Igualdad de los Animales es una organización internacional y ha registrado escenas similares en granjas industriales de todo el mundo”.

GESTACIÓN: Uno de los mayores problemas de bienestar en los cerdos es la gestación en jaulas. Cuando entran en la edad reproductiva, las hembras son colocadas en jaulas individuales con una severa restricción de movilidad, donde apenas pueden dar un paso. Pasan todo el día sentadas o de pie.

Una opción menos cruel es la gestación colectiva. En este caso, las cerdas se dejan sueltas en cobertizos, lo que les permite manifestar los comportamientos naturales de la especie, ejercitarse e interactuar socialmente.

Esta práctica es todavía rara en Brasil. La Unión Europea está a la vanguardia de estos cambios, con una directiva (2008/120/CE) que, desde 2013, exige el alojamiento colectivo en las granjas industriales. Esta práctica también es común en el Canadá, Nueva Zelandia y muchos estados americanos.

Les recordamos que ninguno de los sistemas existentes está libre de crueldad y que la única forma de dejar de contribuir a ello es optar por una alimentación libre de productos animales. Sin embargo, esperamos que nuestros esfuerzos conduzcan a los cambios necesarios y eviten el sufrimiento de cientos de miles de animales cada año. Mientras tanto, puedes marcar la diferencia para los animales compartiendo nuestra investigación y repensando tu dieta.