¿Por qué la industria mata billones de pollitos machos al año?

Los pollitos machos son considerados inútiles para la industria del huevo. Debido a que no pueden ser usados para carne y tampoco ponen huevos no tienen ningún valor económico dentro del mismo sistema que los obliga a nacer, y por eso en su primer día de vida son triturados vivos, aplastados o asfixiados. Es una práctica estándar dentro de la industria y literalmente, nacen para morir inmediatamente.

Entre otras empresas en el mundo, la israelí LIVEgg, ha desarrollado una innovadora tecnología que permite detectar el sexo de los pollitos en estado embrionario y, de esta forma, evitar que se desarrollen y posteriormente los maten. Todo podría estar listo para fines de 2019 y evitaría que cada año se maten a 60 billones de pollitos en todo el planeta.

Esperanza ante un decisión desfavorable

Hace pocos días un tribunal superior en Alemania falló a favor de esta terrible práctica que es común en las granjas avícolas de todo el mundo. El dictamen fijó que matar a pollos machos que no son útiles para la industria no viola la ley alemana que prohíbe provocar dolor a los animales sin una “causa razonable”.

Alemania también ha estado a la vanguardia del desarrollo del “sexaje in-ovo”, de hecho, fue una empresa alemana llamada SELEGGT GmbH la que produjo los primeros huevos disponibles en el mercado que utilizaban esta tecnología. Conforme a esto, Julia Klöckner, la ministra de Alimentación y Agricultura, declaró “una vez que el proceso esté disponible para todos y las incubadoras hayan implementado el proceso, no habrá ninguna razón ni justificación para el sacrificio de pollitos”.

Acabar con esta terrible práctica será posible pronto también en nuestro continente. Por ejemplo, United Egg Producers, el mayor productos de huevos de Estados Unidos, anunció hace tres años que reemplazará las matanzas con la tecnologia “sexaje in-ovo” desarrollada en Alemania a partir de 2020 .