Lucía y Celeste conocieron la libertad tras sobrevivir a la cruel industria del huevo

Para los animales que viven dentro de las granjas industriales no hay posibilidad alguna de escapar al destino que como propiedades de la industria ésta ha fijado para ellos.

Están allí para satisfacer una demanda. Son considerados mercancías y por eso no existe ningún respeto y consideración hacia ellos.

Pero sabemos que sufren. Sabemos que aún cuando no han conocido la libertad, instintivamente la anhelan con todo su ser.

Pocos animales tienen la fortuna de escapar de esta maquinaria de horror y crueldad. Ellos se convierten en los embajadores de los millones de voces que día tras día son silenciados para siempre por la industria.

Lucía y Celeste son dos de ellos. Estaban destinadas a vivir, por al menos dos años, dentro de una jaula compartida con otras 6 u 8 gallinas y con un espacio destinado para cada una tan pequeño como una hoja de papel.  

 

Noticia relacionada: En México también podemos acabar con la crueldad del sistema de jaulas en la producción de huevos

 

Se les forzaría a producir alrededor de 300 huevos al año en lugar de los 30 que en libertad pondrían [1]. Cuando su producción decayera, es decir, cuando fueran inservibles para la industria, serían llevadas al matadero.

No existe nunca dentro de la cruel industria del huevo consideración alguna por estos sensibles e inteligentes animales.

A Lucía y Celeste también les esperaba tener que soportar todo este horror, pero la hija menor de los dueños de la granja las rescató para cambiar su vida para siempre.

 

 

 

 

 

 

Lucía

Ambas viven ahora en el Santuario Igualdad Interespecie. Algo tan natural como pisar la tierra o estirar las alas era imposible para ellas antes de llegar a este, su nuevo hogar.

 

Celeste tomando su baño de tierra.

 

Lucía y Celeste no volverán a ser maltratadas y se les respetará hasta el final de sus días pero al menos 190 millones de gallinas en México pasan todas sus vidas encerradas en minúsculas jaulas de alambre sin poder siquiera estirar sus alas.

Por favor firma aquí para poner fin a las jaulas en batería.

También puedes hacer mucho más para ayudar a las gallinas si sustituyes los huevos en tu alimentación por deliciosas alternativas vegetales.  Es muy fácil hacerlo. ¡Aquí te explicamos cómo!

 

[1] Romanov MN, Weigend S. Analysis of genetic relationships between various populations of domestic and jungle fowl using microsatellite markers.