Asia: La pesadilla del bienestar de los peces

Es probable que ya hayas oído o leído en nuestras entradas de blog que los peces son los animales más maltratados del planeta y los que tienen menor protección legal.

Debido a ello es que cada vez más organizaciones están recalcando lo mismo que nosotros: es urgente ayudar a los animales que están en las granjas, aunque estas sean bajo el agua.

Así es, comúnmente cuando pensamos en peces, pensamos en la pesca y las vedas. Pensamos en barcos, redes o cañas de pescar, pero pocas veces pensamos en los miserables criaderos de peces para consumo que cada vez cobran más auge y que han sido la herramienta para que algunos países traduzcan el consumo de pescado en ganancias, sin invertir en barcos y pescadores.

Un nuevo reporte presentado por Fish Welfare Initiative (Iniciativa para el Bienestar de los Peces) ha confirmado lo que ya imaginabamos, China, India, Indonesia, Vietnam y Bangladesh están dominando el mercado de pescado para consumo mundial. En 2018 casi el 90 % de este mercado provino de países asiáticos. Se han convertido en potencia mundial en crianza de peces de aleta sin mucho ruido y sí con mucha crueldad animal.

¿De qué hablamos?

En el mismo artículo, sus autores Jennifer-Justine Kirsch y Marco Cerqueira hacen un llamado a la acción urgente y a compartir responsabilidades para lograr avances en el bienestar de los peces criados para consumo. Estamos hablando de ayudar a entre 73 y 180 mil millones de peces vivos que ahora mismo están sufriendo en las piscifactorías del mundo.

La problemática en Asia es grande, no solo por la gran cantidad de peces que se crían sino por la carencia de legislación sobre bienestar animal para los peces o sus bajos estándares, el uso de prácticas tradicionales de crianza de peces y al mismo tiempo la intensificación y crecimiento de estas granjas acuícolas. Y ya se puede augurar que, en un futuro no muy lejano, los impactos de este aumento serán claramente catastróficos para el medioambiente, pero sobre todo para los animales.  

¿Qué podría frenar sus impactos?

Sin embargo, podemos ver una luz para ayudar a los peces. Además de los obstáculos que la propia crianza tendrá que enfrentar, como los parásitos, enfermedades y mantener una calidad del agua apropiada para la crianza intensificada, esta industria tendrá que responder a la afectaciones medioambientales que causará de continuar como hasta ahora. 

Pero, sin duda, el principal reto serán todas las personas que, como tú, se den cuenta que comer pescado implica un increíble sufrimiento animal y decidan no hacerlo. Nuestra elección por alternativas a la carne de pez creará al gran opositor de la crueldad contra los peces, un mercado emergente que podrá reducir significativamente la posibilidad de que la acuicultura dañe a los peces y al medioambiente. 

¿Cómo puedes ayudar?

Difunde nuestro contenido para ayudar a los peces, consulta Love Veg México para conocer alternativas a la carne de pez y elige a favor de ellos al hacer tu compra.