Pesca industrial

¿Quién es el mayor maltratador de animales?

Existen muchas formas de maltrato animal y nuestra sociedad las rechaza contundentemente. Pero existe un maltrato permanente e institucionalizado que no es cuestionado abiertamente como sucede con la crueldad hacia los animales que viven con nosotros como los perros y gatos, la violencia de los circos y corridas de toros y el confinamiento de los zoológicos acuarios.

Y es que enfrentar cualquier responsabilidad ante este tipo de maltrato requiere cuestionar nuestro rol como consumidores y las decisiones que en nuestro día a día afecta seriamente a miles de millones de animales.

Si alguien hiciera a perros o gatos lo que en las granjas industriales, mataderos, el mar y piscifactorías le hacen a los peces, pollos, cerdos, gallinas o vacas, indudablemente iría preso. Las prácticas que la industria utiliza con estos animales son barbáricas y los abusos que se cometen contra ellos de la violencia más brutal que se pueda conocer: mutilaciones, manipulación violenta, golpes, descargas eléctricas, enfermedades jamás asistidas, fracturas, y más.

La ganadería industrial es el maltratador animal número uno en toda nuestra historia. Y este maltratador está personificado en los operarios que literalmente “procesan” grandes cantidades de animales a diario, uno tras uno, disparándoles en la cabeza para aturdirlos, fallando una y otra vez en sus intentos debido al ritmo acelerado al que deben trabajar y volviéndose cada vez más insensibles ante el sufrimiento de los animales.

Nuestros hábitos de consumo son la herramienta más efectiva para acabar con esta realidad. Tenemos el poder de transformarla a favor de los animales al escoger productos que no provengan de su maltrato y lograr que el “mayor maltratador animal” solo sea un recuerdo del pasado.