Gallinas en la industria del huevo: 4 motivos para protegerlas del peor de los maltratos

Las cosas como son: esa imagen idílica de la gallina que pone sus huevos para que se los quiten, en una granja limpia donde camina libremente, es un mito. La única razón por la cual la industria se empeña en difundir esta farsa a través de su publicidad engañosa, es para mantener oculta una realidad sumamente escalofriante.

 

Noticia relacionada: Prepárate para cambiar por completo tu percepción de estos increíbles animales

 

La cría de gallinas en jaulas es uno de los sistemas de producción que genera más sufrimiento a los animales en la industria ganadera. A continuación, presentamos 4 motivos para defenderlas:

 

1. Nunca pueden extender sus alas.

Dentro de una jaula, cada gallinas cuenta con un espacio de apenas 20 centímetros. Y, además, durante dos años, y en terribles condiciones, deberán compartir la jaula hasta con otras 7 gallinas.

Aún en la Unión Europea, donde el nivel de hacinamiento permitido es menor, las gallinas sufren y se ven imposibilitadas de expresar sus comportamientos naturales y extender sus alas. Es por ello que cada vez son más las empresas que a nivel mundial se siguen sumando al compromiso de dejar de comprar huevos que provengan de este cruel sistema.  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2. Las hacen pasar hambre y sed por días

Uno de los procedimientos más crueles y que se sigue practicando en algunos países como México es la «muda forzada» o «pelecha», el cual consiste en privar a las gallinas de agua y comida por 3 días. Muchas mueren en agonía durante y después de esta cruel práctica.

 

Quieres recibir las mejores noticias de actualidad sobre los animales y opciones de alimentación? ¡Suscríbete gratuitamente a nuestro e-boletín!

 

3. Son forzadas a producir huevos a un ritmo acelerado

Tanto es así que la cantidad de huevos que son obligadas a producir tiene un alto costo para su vida y salud. Cada uno de ellos implica 26 horas de insoportable sufrimiento en las condiciones descritas anteriormente. Además, esto las descalcifica y provoca que sus huesos se quiebren fácilmente.

 

 

 

 

 

 

 

 

4. Para la industria es más rentable que mueran sufriendo

El estrés y las elevadas concentraciones de amoníaco hacen que tengan la carne al rojo vivo y el piso de alambre de las jaulas les deforma las patas y provoca grandes heridas y grietas. Nunca reciben atención veterinaria, más bien son abandonadas fuera de las jaulas para que agonicen y mueran sin poder tener acceso al agua y alimentos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En Igualdad Animal te damos la oportunidad de cambiar la vida de estos animales que necesitan tanto de nuestra ayuda. Usa las redes para difundir información sobre su terrible maltrato y forma parte de nuestro equipo que hace frente a la empresas que aún producen huevos a costa de su sufrimiento.

Ingresa a Defensores animales España o Protectores de Animales México