Planeta Vaca: 60% de los mamíferos son ganado

Aunque parezca increíble, el 60% de los mamíferos del planeta son animales criados para producir carne.

Así lo indica un estudio titulado La Distribución de la Biomasa en la Tierra publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos de América y que destaca el impacto que la humanidad tiene sobre la biodiversidad y la vida silvestre en la Tierra a pesar de que los 7,600 millones de humanos constituyen una diminuta porción de toda la vida en el planeta.

Devastación acelerada

El estudio muestra lo desproporcionado que es el impacto humano en el planeta: aunque el 60 por ciento de los mamíferos son ganado (principalmente ganado vacuno y cerdos), el 36 por ciento son humanos, y sólo el cuatro por ciento son animales salvajes. Las plantas constituyen el 82 por ciento de la materia viva.

Otro estudio ha reportado que sólo en los últimos 50 años se estima que la mitad de los animales de la Tierra fueron arrasados por la industrialización. A pesar de que los humanos representamos solo el 0.1% de todas las especies vivas en el planeta, hemos acabado con el 83% de los mamíferos salvajes y creado una superpoblación de animales para convertirlos en carne con todo lo que esto implica para los animales, nuestra salud y la del planeta. 

“Espero que esto le dé a la gente una perspectiva del papel tan dominante que la humanidad juega ahora en la Tierra”.

Ron Milo. Director del estudio

¡Entérate primero! Suscríbete para conocer lo último en noticias y ayudar más a los animales

Carne: la comida que se come a la comida  

Criar y matar animales para producir carne es el método más obsoleto e insostenible que existe actualmente para alimentar el planeta y, por más increíble que parezca, es el sistema de producción de alimentos imperante en el cual se producen la mayoría de los productos que consumimos.

“Espero que esto le dé a la gente una perspectiva del papel tan dominante que la humanidad juega ahora en la Tierra”, dijo Ron Milo, del Instituto de Ciencia Weizmann en Israel, quien dirigió el estudio, añadiendo que se encuentra reduciendo su consumo de carne debido al enorme impacto ambiental de la ganadería.

Teniendo en cuenta que el 40% de los cereales que se producen en el mundo son destinados exclusivamente a la alimentación de animales para producir carne, es evidente que la industria de alimentos podría alimentar a una cantidad vastamente mayor de personas si se dedicara a cultivar plantas en lugar de criar animales para matarlos.

Los hallazgos de una investigación realizada por Igualdad Animal en la selva amazónica para registrar el aumento de la deforestación y su relación con la ganadería revelaron que los incendios que ubicaron los ojos del mundo sobre el Amazonas son provocados para abrir espacio para el ganado pero, sobre todo, para el cultivo de la soya, que será el alimento para pollos, cerdos y peces criados. Alrededor del 79% de la soya del mundo se destina a la alimentación de animales de consumo, y la soja brasileña es la más exportada del planeta.

Mira el video de esta impactante investigación

Planeta Vaca…o, mejor dicho, ¿Planeta Pollo?

En cuanto a las aves, el estudio indica que el 70% de ellas son aves de corral – siendo los pollos una mayoría aplastante ya que por cada humano hay 3 pollos en el planeta – y sólo el 30 por ciento son salvajes.  

Igualmente, 9 de cada 10 animales consumidos en el mundo son pollos. Es el animal terrestre más consumido en el planeta y, por supuesto, esto implica que sólo después de los peces son los animales más matados también. Otro dato impresionante es que para producir la misma cantidad de carne que se obtiene de una vaca es necesario matar ¡200 pollos!

Estos animales son forzados a crecer tan aceleradamente por la industria que se lucra con su carne que si un bebé humano fuera obligado a crecer así pesaría 300 kilos a los dos meses de vida.

Nuestro impacto en el mundo natural sigue siendo inmenso, dijo Milo, particularmente en lo que elegimos para comer: “Nuestras elecciones dietéticas tienen un vasto efecto en los hábitats de los animales, plantas y otros organismos.” Y añade que “esperaría que la gente tomara este [trabajo] como parte de su visión del mundo de cómo consumen. No me he vuelto vegetariano, pero tomo el impacto ambiental en mi toma de decisiones, así que me ayuda a pensar, ¿voy a elegir carne de vaca, de pollo o comeré tofu en su lugar?”

En Latinoamérica el impacto es impresionante con respecto a los de Europa y Asia, registrando una disminución del 94% de las especies que contrasta tremendamente con el 24% de los dos continentes. Lee más en la nota que sigue.