El amoníaco de las granjas afecta tus pulmones y aumenta mortalidad por COVID-19

Aunque se hable muy poco sobre ello, las explotaciones ganaderas causan un profundo impacto medioambiental que afecta nuestra salud al contaminar las aguas y suelos pero también el aire y por eso pueden afectar gravemente la función pulmonar e incidir en el aumento de los casos de COVID-19.

La información que se maneja sobre el COVID- 19 destaca que las personas con problemas respiratorios, cardiovasculares o inmunodeprimidas son más vulnerables ante el riesgo de infectarse o, inclusive, morir. De hecho, un estudio de la Universidad de Harvard comprobó que el virus puede ser más mortal en lugares con mayor contaminación atmosférica.

“Descubrimos que un aumento de solo 1 mcg por metro cúbico en los niveles atmosféricos de partículas PM2.5 está asociado con un aumento del 15% en la tasa de mortalidad por COVID-19″, han escrito en las conclusiones.

Granjas industriales, tus pulmones y el COVID-19

Es ya bien sabido que la actividad de la industria ganadera emite el 15% del total de los gases de efecto invernadero que se producen en todo el mundo, y es debido a esto que también es uno de los factores principales del cambio climático. Pero cientificos británicos revelaron en un reciente estudio que uno de los factores que tiene mayor incidencia en la propagación de la pandemia provocada por el COVID-19 es el hecho de que en alguna zonas el nivel de contaminación del aire es mayor debido a la presencia de granjas con miles de cerdos y gallinas, que emiten a la atmósfera amoniaco, metano y otros gases.

AEQ_2319
La vida en una Jaula – Investigación de Igualdad Animal en granjas de producción de huevos en México.

¡Entérate primero! Suscríbete para conocer lo último en noticias y ayudar más a los animales

Los gases favorecen las infecciones

Según los autores del estudio – que se enfocó en cómo la pandemia se había expandido en Holanda – las instalaciones del sur rural de este país donde viven encerrados en granjas 12 millones de cerdos y más de 100 millones de gallinas emiten grandes concentraciones de amoníaco que es uno de los agentes principales de la contaminación fina, es decir, de partículas de 2,5 centímetros en el aire.

Igualmente, la combinación del amoníaco como el dióxido de azufre y el dióxido de nitrógeno provocan inflamaciones en las vías respiratorias e incrementa el riesgo de infecciones, complicaciones de la enfermedad que provoca el virus y la muerte. En efecto, el estudio reveló que en Holanda la contaminación está vinculada con un aumento del 10% en las admisiones hospitalarias y un 15% de fallecimientos por el coronavirus.

En México la contaminación del aire es también un altísimo factor de riesgo a desarrollar enfermedades respiratorias. Se estima que el número de muertes atribuibles a la contaminación ha aumentado en un 60% entre 1990 y 2015 y que 17.000 personas mueren de manera prematura cada año debido a los efectos de la contaminación del aire en la salud.

Vienen mayores amenazas si no se toman medidas

Aunque en México desde 2013 se alertó sobre la urgente necesidad de combatir y mejorar los sistemas de salud, los gobiernos han ignorado estas recomendaciones y la falta de políticas públicas dirigidas a mejorar la calidad del aire siguen estando vinculadas a la contaminación y el número de muertes.

De acuerdo con Juan Martín Pérez, director ejecutivo de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), las Normas Oficiales mexicanas que regulan los límites máximos permisibles de emisiones contaminantes “no están homologadas con los estándares que propone la Organización Mundial de la Salud (OMS), además de que no se cumplen”, dijo.

Pero esto no solo pasa en México, de hecho, el informe Perspectivas del Medio Ambiente Mundial de la ONU destacó que actualmente el mundo está muy lejos de cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030 o 2050. Se requieren medidas urgentes y entre ellas el informe aconseja reducir nuestro consumo de carne debido al alto impacto medioambiental de la ganadería y todas las consecuencias derivadas del mismo.